Últimos temas
» Un Joc Divertit: VERITAT ò MENTIDA
29/02/16, 12:18 pm por VlCTUR

» ALFABETO EMOCIONAL...
23/09/15, 11:32 pm por VlCTUR

» El domini de les emocions, clau en el treball i fora d'aquest
22/09/15, 06:44 pm por VlCTUR

» M'han ajudat a eliminar un xic de burriqueria.
21/09/15, 11:01 pm por VlCTUR

» Música de la Terra
23/09/14, 09:46 am por VlCTUR

» Per a Pantera.
26/05/14, 03:25 am por VlCTUR

» Bona tarde de¨fret ivent
07/05/14, 02:56 am por VlCTUR

» Bon Fret i molta pluja
01/02/14, 02:33 pm por greta

» Bonas festes Nadalenques i Any Nou
16/01/14, 02:19 pm por greta


Cerebros superdotados

Veure tema anterior Veure tema següent Ir abajo

Cerebros superdotados

Missatge  Invitat el 29/10/09, 01:31 pm

Cerebros superdotados

Albert Einstein. Foto: Archivo.

Lecturas de la mente
El Occidental
18 de octubre de 2009

Juan Gerardo Martínez Borrayo

CEREBRO GRANDE

La mayoría de los trabajos han mostrado que el cerebro de los muy inteligentes tienden a ser más grandes, por lo menos en ciertas áreas; por ejemplo, el de Einstein era mayor en la región parietal (la que está en la parte de arriba de la cabeza, detrás de las orejas), de acuerdo al reporte que hicieron en 1999 un equipo de investigadores de la Universidad McMaster de Ontario; está área se piensa que es crítica para el pensamiento matemático, junto con otras áreas como los lóbulos frontales y el cingulado anterior.

También se ha observado que el cerebro de la gente brillante usa menos energía para resolver ciertos problemas que aquellas personas que tienen menos aptitudes. En otros casos se ha observado un aumento del consumo de energía, sobre todo si la tarea es difícil. Esto ha llevado a pensar a los investigadores que el cerebro de los inteligentes es más eficiente ante problemas fáciles.

A pesar de la búsqueda de las claves de la gran inteligencia es importante, algunos investigadores advierten que se ha sobreestimado la importancia de la brillantez, puesto que varios estudios han mostrado que la práctica y la perseverancia contribuyen más al éxito que lo que lo hace la inteligencia.

EL TAMAÑO IMPORTA

En los humanos, el tamaño del cerebro correlaciona con la inteligencia; aunque, como vimos con el cerebro de Einstein, al parecer unas áreas contribuyen más que otras; en el 2004, el psicólogo Richard J. Haier de la Universidad de California en Irvine, reportó que a más sustancia gris (la parte del cerebro que contiene los cuerpos celulares de las neuronas) hay un mayor cociente intelectual; por el contrario, otros científicos han visto más sustancia blanca (que está hecha de los axones de las neuronas).

Además, no es lo mismo el cerebro de los jóvenes que de los viejos; de los sujetos del estudio de Haier, los que eran más jóvenes (cerca de los 18 años) las áreas cerebrales que eran mayores, eran las que estaban cerca del cíngulo, una estructura que se encuentra en el centro del cerebro y que participa en tareas tanto cognitivas como emocionales.

RESULTADOS

Estos resultados están acorde con los encontrados por Marko Wilke, del Centro Médico Hospitalario de Niños de Cincinnati; él trabajó con niños de cinco a 18 años y observó una relación entre el tamaño del cingulado con la inteligencia de los sujetos.

Los científicos han encontrado otras áreas también relacionadas con la inteligencia; en el 2006 el psiquiatra Philip Shaw del Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos encontraron un patrón bastante curioso de maduración de la corteza cerebral de los niños que eran más inteligentes, al principio su corteza era más delgada, pero posteriormente era más gruesa, sobre todo en las áreas frontales, las que gobiernan el pensamiento racional y los procesos de pensamiento.

MENOR ESFUERZO

Algunas de las cosas que los investigadores han establecido, a partir de estos hallazgos, es de que hay cambios funcionales derivados de los cambios en la forma del cerebro; es decir, que una alta inteligencia deriva de un procesamiento más rápido de la información.

El psicólogo Werner Krause, de la Universidad de Jena en Alemania, ha propuesto que los talentosos resuelven los problemas de manera más elegante que las otras personas, identifican rápido la información clave para la solución de los problemas y hacen un uso óptimo de la memoria de trabajo (la cual sirve para mantener en la mente una información el tiempo suficiente para usarla).

RAZONAMIENTO

Las investigaciones de Haier han aportado datos a favor de la hipótesis del procesamiento eficiente de la información en el cerebro; por ejemplo, ellos usaron un aparato para ver el metabolismo del cerebro (tomografía por emisión de positrones) en sujetos jóvenes mientras resolvían una tarea de razonamiento verbal abstracto; y lo que vieron es que habían una baja en el metabolismo; posteriormente, a inicios de los 90, vieron en cambio que los sujetos menos destacados aumentaba el nivel de su metabolismo; lo que sugiere que a menos inteligente el cerebro opera menos económicamente.

Más recientemente, en el 2004, el psicólogo Aljoscha Neubauer de la Universidad de Graz en Austria usaron el electroencefalograma, una técnica que detecta la actividad eléctrica cerebral con una serie de electrodos colocados en ciertas partes del cuero cabelludo, para monitorear el cerebro de sujetos mientras resolvían problemas de razonamiento; se observó que el frontal (el lóbulo cortical involucrado con las habilidades cognitivas de alto nivel) estaba menos activo en los más inteligentes, sugiriendo que las personas más astutas procesan la información más rápido.

ONDAS CREBRALES

Esta hipótesis ha sido confirmada también por estudios realizados en el cerebro cuando está descansando; en el 2006, el psicólogo Joel Alexander de la Universidad de Oregón del Oeste, encontró que las ondas cerebrales en la banda de alfa (que se encuentra en el rango de los ocho a los 12 hertz) que es la que tenemos cuando estamos relajados, eran mayores en los adolescentes de inteligencia promedio, que en los jóvenes más inteligentes.

Hay dos formas de explicar todos los anteriores hallazgos, o bien el procesamiento más rápido de la información proviene de la sustancia gris, ya que esta provee los recursos para hacer el procesamiento; o bien, puede ser porque tenemos más mielina en la sustancia blanca, que es la que permite que la sea más rápida la conducción de la información entre diversas áreas del cerebro.

CEREBROS TRABAJADORES

Por otro lado, se ha encontrado que en los sujetos más inteligentes, el cerebro trabaja más, sobre todo en donde hay más sustancia gris, sugiriendo que los talentosos tienen un cerebro con más poder.

En el 2003, el psicólogo Jeremy Gray, de la Universidad de Washington en San Louis, escaneó el cerebro con la resonancia magnética funcional (que detecta el uso de oxígeno en el cerebro) de sujetos mientras resolvían tareas que exigían mucho a la mencionada memoria de trabajo; se vieron altos niveles de actividad en el prefrontal y el parietal en los sujetos con mayor coeficiente intelectual.

HABILIDOSOS

Un equipo de investigadores lidereados por Michael O'Boyle de la Universidad Tecnológica de Texas, encontró un patrón similar de actividad en hombres jóvenes con enormes habilidades para las matemáticas; un año más tarde el biólogo Kuh Ho Lee de la Universidad Nacional de Seúl en Korea, ligó de manera similar actividad elevada en una red de áreas cerebrales de los lóbulos frontales y parietal, en personas de intelecto superior.

Nadie sabe a ciencia cierta porque unas investigaciones encuentran elevada la actividad cerebral, mientras que otros la encuentran disminuida; en la opinión de Haier, la razón puede ser la dificultad de las tareas: si la tarea es fácil el inteligente la va a resolver sin esforzarse, mientras que si la tarea es demasiado difícil, las personas normales, no van a realizar esfuerzo alguno para resolverla y no van a activar su cerebro.

PERFECCIÓN DERIVADA DE LA PRÁCTICA

Para terminar solo una nota de advertencia; se ha visto que para ser una persona exitosa, es más importante la disciplina que la inteligencia.

La psicóloga de la Universidad de Pennsylvania Ángela Duckworth y Martín Seligman evaluaron a personas antes de entrar a la universidad y observaron que el éxito escolar tenían más que ver con la auto-disciplina que con el coeficiente intelectual, según lo reportaron en el 2005.

Y en un estudio del 2007 por Neubauer y su equipo, demostraron que los mejores jugadores de ajedrez eran los que tenían más práctica y experiencia, y no los que tenían una inteligencia general mayor.

Einstein era un tipo genial, pero sin su educación, dedicación, afán de tomar riesgos, el apoyo de su familia y amigos, probablemente no hubiera sido de él la muy conocida teoría de la relatividad.

Comentarios y sugerencias favor de dirigirlos a la redacción de EL OCCIDENTAL, a la siguiente cuenta de correo electrónico: jugemab1@yahoo.com.mx o en http://www.myspace.com/juangerardomartinez, donde están muchos de los artículos escritos en esta columna.

* Departamento de Neurociencias, Universidad de Guadalajara.

Invitat
Invitat


Tornar a dalt Ir abajo

Veure tema anterior Veure tema següent Tornar a dalt


 
Permisos d'aquest fòrum:
No pots respondre a temes en aquest fòrum